La decisión adoptada por la alcaldía de Villavicencio, señala  la gravedad del problema por la expansión del coronavirus.

Bogotá, (EFE).- Un grupo de soldados colombianos fue acusado de violar a una niña indígena del pueblo embera-chamí en el departamento de Risaralda (centro), por lo cual las autoridades iniciaron este miércoles una investigación, informaron fuentes castrenses.

El caso tuvo lugar lunes pasado en el caserío de Santa Cecilia, que hace parte del municipio de Pueblo Rico, dijo el Ejército en un comunicado en el que rechazó los hechos y agregó que una vez se conozca el resultado de la investigación se tomarán «de forma inmediata» las acciones correspondientes.

«En hechos que son materia de investigación, se tuvo conocimiento que, en horas de la tarde del 22 de junio de 2020, al parecer un grupo de soldados pertenecientes al Batallón San Mateo, estarían inmersos en un posible caso de abuso sexual al parecer con (una) menor de edad, perteneciente al resguardo indígena embera-chamí», manifestó el Ejército.

Al respecto, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dijo en redes sociales que el hecho es «de la mayor gravedad y completamente reprochable el abuso sexual a niña indígena por parte de soldados».

Trujillo añadió que dio instrucciones al Ejército «para tomar medidas correspondientes y colaborar con la Fiscalía en la investigación» porque «los responsables merecen una sanción severa».

Según el Ejército, la situación se conoció por la denuncia de un suboficial y «de inmediato se puso en conocimiento de la autoridad competente, con el fin de constatar la situación denunciada e iniciar las acciones a que haya lugar, que permitan esclarecer los hechos y posibles responsables».

La niña indígena fue llevada a un puesto de salud de la región en donde fue valorada por los médicos y atendida por la Unidad de Infancia y Adolescencia y la Comisaría de Familia de Puerto Rico.

CONDENA DE DUQUE

El presidente colombiano, Iván Duque, condenó la agresión a la menor, con el agravante de que los autores sean miembros de las Fuerzas Armadas.

«No toleramos ningún tipo de abuso a menores de edad y mucho menos cuando involucre uniformados que enlodan honor de las fuerzas con actos ruines como el denunciado en Pereira (capital de Risaralda) contra niña indígena», manifestó Duque en un mensaje en Twitter, en el que agregó que dio orden al ministro de Defensa de «apoyar diligentemente» las investigaciones de la Fiscalía.

La semana pasada el Senado de Colombia aprobó la cadena perpetua para los violadores de niños, medida bien recibida en el país dados los constantes abusos de ese tipo denunciados.

La iniciativa reforma el artículo 34 de la Constitución para que una de las condenas que los jueces puedan aplicar a estos delincuentes sea la de prisión perpetua.

El Gobierno colombiano tendrá, a partir de la promulgación de la nueva ley, un año de plazo para presentar al Congreso un proyecto que reglamente la prisión perpetua para los violadores y asesinos de niños. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *